Página personal de Alfredo Gómez Cerdá

Archivo de Marzo de 2012

¿Exagero?

Domingo, 25 de Marzo de 2012

¿Exagero?
Pude observarlo hace unos días en uno de esos colegios privados/concertados, muy grande y muy moderno, con buenas instalaciones, que dentro del mercado y el mercadeo en que se ha convertido la educación en nuestro país, ofrece “calidad de enseñanza”, “bilingüismo”, “pedagogía de primera”, “instalaciones deportivas”, “profesorado altamente cualificado”, “uniformes de marca”, “tecnología”, etc. Simples ofertas empresariales para ser competitivos y captar clientes. Por ahí va –o quieren que vaya– la educación en nuestro país.

Salen de clase a las cinco de la tarde los alumnos de Educación Infantil. A uno de ellos, que aun no ha cumplido los cuatro años, le esperan sus padres y sus abuelos. El niño sonríe al verlos y reparte besos y abrazos. Al ponerle el anorak, la madre descubre que en el dorso de la mano el niño tiene estampado con tinta una cara. Es uno de esos emoticones (creo que se llaman así) tan usados en los chats. La boca del monigote es una raya curva con los extremos hacia abajo, es decir, denota claramente tristeza. La madre, al verla, la señala con el dedo índice de su mano y le dice al niño: “Mira esto, hoy has sido malo.” Afortunadamente, el niño, que aun no ha cumplido cuatro años, no hace mucho caso y sin dar mayor importancia al asunto explica por qué la maestra le ha estampado el monigote en el dorso de su mano.

Parece ser que eso es una práctica habitual en ese colegio –y en muchos más– y los niños suelen salir de clase marcados con sellos de tinta, en el que pueden verse caras alegres o tristes –si se han portado “bien” o se han portado “mal”–. Los padres, tan acostumbrados últimamente a protestar por todo lo relacionado con la educación de sus hijos –excepto por la calidad de esa educación– parece ser que no le dan mayor importancia. Quizá no la tenga. No soy pedagogo y no puedo pronunciarme con conocimiento sobre el tema. Pero simplemente me sorprende que colegios que se supone ofrecen una especie de panacea universal para la formación de su alumnado, se dediquen a marcar a los niños como si fueran reses. ¿Acaso es el nuevo método de prepararlos para el futuro? ¿Exagero? Todas las barbaridades suelen comenzar de manera inocente.

Hoy más que nunca

Lunes, 12 de Marzo de 2012

triptico.jpg
Voy a participar en la II Semana Literaria organizada por el IES “Mediterráneo” de Cartagena, junto a otros escritores (Paco López Mengual, Fernando Marías, Rosa Huertas y Care Santos). Quiero que el comentario que añado a este Falso Diario sea, sobre todo, un aplauso rotundo a los promotores y ejecutores de la iniciativa, a la que deseo larga y fructífera vida. Hoy más que nunca (y no es una frase hecha) hacen falta iniciativas como esta. La crisis económica se ha convertido en la coartada perfecta que esgrimen los políticos para masacrar cualquier programa o acto verdaderamente cultural.

Fijaros bien, queridos mirones de este blog, lo ha organizado un IES, lo ha organizado un grupo de profesores de instituto lleno de entusiasmo y ganas de trabajar por lo que creen. En estos tiempos es clarificador. Yo creo que, entre otras cosas, nos están mostrando un camino a seguir. Justo ahora, cuando muchos otros IES del país se niegan a hacer en los centros cualquier actividad que se salga de las clases reglamentadas. Nadie duda de que tienen sus razones, que son de peso. Pero limitarse a la rutina estricta de las clases, negarse a hacer actividades complementarias, salidas culturales, teatro, etc. ¿no estará beneficiando a los intereses de esos que están convencidos de que la cultura “vale menos que el orín de los perros” (como diría el poeta)? A veces pienso que, en estos momentos tan inciertos, todos los implicados de una manera u otra en la cultura de este país deberíamos hacer una huelga a la japonesa. Trabajar el doble, o el triple, aunque no recibamos un salario justo a cambio, aunque haya quien nos lo reproche. Da escalofríos imaginar el futuro de un país donde la cultura haya sido desterrada con premeditación y alevosía. En cierto modo sería constatar que los seres humanos han dejado de serlo porque han perdido su esencia. Estamos en el camino. Por eso, quiero celebrar con entusiasmo la II Semana Literaria del IES “Mediterráneo” de Cartagena. Ellos nos están gritando que no es demasiado tarde.