Página personal de Alfredo Gómez Cerdá

¡¿Y para qué sirve un libro?!

para que sirve un libro

Hace tiempo que quería poner una entrada en este Falso Diario con este título. La pregunta, por motivos que algunos ya sabrán y otros descubrirán en breve, me daba vueltas y vueltas por la cabeza. Un libro, evidentemente, sirve para leer; pero esa no era la cuestión. Se trataba de preguntarse para qué puede servir un objeto compuesto por un taco de papeles escritos, encuadernados, con tapas, cortados a la misma medida, etc. Sin duda, muchas pueden ser las respuestas. Yo encontré doce, aunque descarté alguna más. Descubrí, por ejemplo, que un libro sirve para perder el Tour de Francia, para llegar a tiempo a la boda de una hija, para que tu empresa te traslade a Medellín, para pintar la casa, para salvarte la vida, para evitar un error médico… ¡Sorprendente todo! Lo he escrito durante tres años, poco a poco. ¡Ah! Por cierto, en ningún momento me pregunté para qué sirve escribir un libro. Esa también es otra cuestión, no menos interesante, por cierto.

Mirones, os propongo que sigáis respondiendo a la pregunta del encabezamiento en este espacio. No la lectura, no la escritura, sino ¿para qué sirve un libro?

15 comentarios sobre “¡¿Y para qué sirve un libro?!”

  1. Paco dijo:

    Los libros tienen muchas utilidades. Sirven para pasar el rato cuando viajas (ya sea en metro, coche o avión), para entretener a los nenes mientras les das de comer, para dormirte plácidamente por las noches, para salir al paso de un regalo comprometido, para atizarle a alguien con uno en la cabeza (la de veces que he deseado hacerlo), para que los bibliotecarios, libreros, editores, etc. tengamos un puesto de trabajo… Sirven para tantas cosas.

  2. Roberto dijo:

    A mi los libros ,últimamente,me han servido para arrancar tremendas sonrisas a muchos,para hacerme llorar a mares,para lograr contener las lágrimas,para acercarme mejor a mi mujer y también para mejorar las posturas sexuales!!!
    Alfredo,tienes razón, qué sorprendete todo!!

  3. Almezzer dijo:

    Paco y Roberto, buenos comentarios. Pero a veces confundís el libro y la lectura. Siempre habrá quien me diga que van tan unidos que no pueden separarse. Y no le faltará razón.

  4. Reyes dijo:

    Un libro me ha servido a mí en ocasiones para:
    -Como apisonadora después de pegar algo con pegamento. Tenía que ser un libraco, o sea gordo. Lo colocaba encima de lo pegado y ayudaba, con la presión, a que el objeto quedara definitivamente adherido.
    -Como nivelador en una mesa coja. En esta ocasión el libro no debía ser muy grueso.
    -Como prensa de flores secas que quería conservar. Las dejaba entre sus hojas y mantenían el color y quedaban finas y planas.
    -Como escondite de algún documento o escrito de valor que no quería que se me perdiera. Lo cierto es que nunca se me perdió y nunca lo encontré cuando me hizo falta. Había olvidado el libro que había servido de escondite.
    -Como instrumento musical de percusión. Las baquetas eran dos bolígrafos.
    -Como peana en una estantería muy alta para que se viera una foto de familia que sin el libro, pasaba inadvertida.
    -Como excusa de objeto olvidado en la biblioteca de la facultad para volver a ver al chico que me gustaba.
    Quizá me haya servido para más cosas en mi vida. Seguro que sí.
    Un abrazo, Alfredo.

  5. Almezzer dijo:

    ¡Estupendo, Reyes! ¡Menuda utilidad has dado a los libros! Algunas cosas las comparto e incluso me sirvieron para responder a la pregunta del encabezamiento. Yo también quise ligar alguna vez con libros. Recuerdo una chica cubana en la facultad, guapísima, a la que presté un montón de libros. Jamás me los devolvió y, encima, no ligué. Con eso de los ligues siempre he sido un desastre.

    Mucha gente guarda flores secas entre las páginas de los libros, o simples hojas de algún árbol. Una vez alguien me dijo que también se podían guardar mariposas, pero eso me pareció muy cruel.

  6. Roberto dijo:

    Ah! Claro… la mejor utilidad que le he dado a muchísimos libros de los temas más variados y de distintos grosores , sin importar autores es colocarlos uno al lado de otro en la biblioteca de living de casa a modo de que parezca que soy gran lector…..esa sí que es una muy buena utilidad de los libros!!!

  7. Reyes dijo:

    Y recuerdo una leyenda en la que, no uno, sino varios libros, devolvían la libertad a un muchacho.
    “Un padre maltratador, encerró a su hijo en sótano. Un amigo de éste, le tiraba desde una ventana en la parte alta del habitáculo, un libro cada semana. El niño no sólo los leía y se servía de éstos como compañía, sino que los fue apilando junto a la pared. Al cabo de un tiempo, estos libros le sirvieron de escalera, pudo alcanzar la ventana y escapar de su prisión”
    Yo siempre he pensado que la lectura nos hace libres, nos hace volar lobre el terreno de la imaginación. Pero el libro en sí, como objeto, también nos puede servir como escalera que nos devulve nuestra libertad.
    Otro abrazo, este de oso.

  8. Puri dijo:

    Para coleccionarlos, para llenar estanterías con ellos (multicolores y caóticas u ordenadas y monocromas, com más o menos cantidad de polvo y con o sin vitrinas o rejas de por medio), para apilarlos, adosarlos, contraponerlos… hasta no saber qué hacer con ellos. ¿Quemarlos, quizá? (aquí se me presentaría un gran dilema y tendría que superar el efecto “Fahrenheit 451″).
    Pero, si hablamos del puro objeto, yo he usado libros para clavar chinchetas cuando las paredes se resisten: buscas un libro más bien pequeño y tirando a blandito, lo colocas con cuidado y precisión sobre la chincheta, que se sujeta a duras penas, golpeas sobre él con el puño cerrado y… ¡a ver si hay suerte!

  9. Ana dijo:

    En una ocasión un libro me hizo de cómodo y alzado cojín en una prueba de mecanografía, en la que la mesa me quedaba muy alta. No sé si la superé gracias a él, o si lo puedo llamar libro… ¡Era una guía telefónica!

    ¿se puede decir Guía Telefónica a estas horas?

    Tampoco la leí …razonándola, pero está encuadernada, tiene letras, números y está en todas las casas, es más leída en casos de necesidad que la biblia.

  10. Laminium dijo:

    Ufff, tantos usos habéis puesto, que creía que no se me ocurrirían más…pero aquí van otros cuantos.
    -Para relacionarte con un desconocido, en un viaje en tren, por ejemplo.
    -Como castigo, sosteniendo una pila de ellos en las manos, con los brazos en cruz (muy utilizado en el cole, hace años).
    -Para hacerte compañía…se deja abrazar!!
    -Para conocer a gente interesante en una Feria del libro, ecuentro con autores…
    -Para ayudarte a cocinar, a cuidar a tu perro…
    -Para ponértelo en la cabeza, y andar con la columna recta, sin que se caiga.
    -Para que te “acuerdes” de una amigo, porque se lo prestaste y no te lo ha devuelto.
    -Para jugar a hacer torres.
    -Como “arma” en una pelea de niños.
    -Para taparte la cara y esconderte así de alguien.
    -Para juntarte con compañeros de la profesión.
    -Para disfrutar de un extraordinario hobby, como es el teatro y “subirte” así,- a un escenario.
    Bueno, ya no sigo…¡El libro es uno de los objetos que más utilidades tiene!.

  11. Paula Juan M. dijo:

    -Para llamar la atención de un guardia civil guapo en Barajas, cuando confundan tus libros de la maleta con paquetes de droga.
    - Para ser solidario, esta semana gracias a los libros de expurgo de nuestra biblioteca estamos sacando dinero para la reconstrucción de Lorca.
    -Para poner la cámara de fotos haciendo una montaña con ellos.
    -Para construir una encimera o hacer una escultura.
    -Para tener un motivo con el que hablar con tu ex cuando te los reclama aunque nunca les haya hecho caso.

  12. Almezzer dijo:

    Escaleras, adornos, martillos, cojines, castigos, torres, trípodes… Para ligar con un guardia civil, para enderezar la columna vertebral, para hablar con tu ex, para esconder la cara, para buscar un número de teléfono… Me alegra comprobar que nadie le ha dado utilidad escatológica.

  13. Paula Juan M. dijo:

    jajajajaja a más de uno le sirve para ir al baño si eso es lo que querías oír, buen laxante

  14. prudencia gonzález dijo:

    Un Libro es la promesa de mundos y personas desconocidas, de vidas de otros, que calladamente te esperan, te llaman, te convocan.
    Es un objeto cálido que aprietas en tu mano, que llevas y traes a donde vas, y que cuando decides enfrascarte en Él, si es un buen libro, te atrapa, te emociona, te hace reconcoer sentimientos tuyos,en la voz de sus personajes.Te hace revivir paisajes, naturalezas vivas, olores, sabores…te transportas a otro tiempo y lugar…
    Un libro es un tesoro.¿alguien puede ofrecer más por menos en esta mercadería de mundo que va perdido hacia el abismo?
    Salud y buenos libros. Nut

  15. Kaitlyn dijo:

    This is one of the most extraordinary blogs Ive read in a quite lengthy time. The quantity of details in here is stunning, like you practically wrote the book on the subject. Your weblog is wonderful for everyone who desires to understand this subject much more. Wonderful stuff; please keep it up!

Deje un comentario