Página personal de Alfredo Gómez Cerdá

Archivo de Octubre de 2008

Las uvas de la ira

Viernes, 17 de Octubre de 2008

las uvas de la iraVivimos tiempo de crisis. ¿Alguien en esta coyuntura social y política se atrevería a negarlo? No es que las personas normales y corrientes estemos en crisis -que eso puede ocurrir también-, sino que el sistema capitalista está en crisis, y como estamos inmersos nos guste o no en ese sistema, a todos nos afecta en mayor o menor medida, especialmente a los que ya eran pobres o rayaban el umbral de la pobreza. Es sabido de sobra que el sistema capitalista necesita pobres; no uno ni dos, ni cientos ni miles. Necesita millones de pobres. Y en cualquier crisis siempre son los que menos tienen los que más padecen.

Pero no temáis, queridos mirones, que no voy a volverme analista político. Solo quería aprovechar la crisis para haceros una triple recomendación: un libro de 1939, “Las uvas de la ira” (The grapes of wrath), de John Steinbeck; una película, “Las uvas de la ira”, dirigida en 1940 por John Ford; una canción, “El fantasma de Tom Joad” (The ghost of Tom Joad), de Bruce Springstenn -Tom Joad es el protagonista de “Las uvas de la ira”-. Se trata de una de las mejores novelas del siglo XX, y de una de las mejores películas de la historia del cine, y de una balada maravillosa.

Siempre me ha llamado la atención como una obra de arte puede generar otras muchas obras de arte. Un cuadro puede generar un libro, y un libro una sinfonía, y una sinfonía… Por supuesto, a veces ocurre que una obra de arte sirve como base, o inspiración, para una obra menor o mediocre, y viceversa. Ejemplos, a montones, sobre todo en la relación cine-literatura. Pero con “Las uvas de la ira” se han conseguido tres obras maestras, que convendrá recordar siempre, no solo en tiempos de crisis. No os las perdáis.

Sosiego

Miércoles, 8 de Octubre de 2008

TaüllCreo que no hay palabras feas, pero también creo que algunas son especialmente bonitas, como “sosiego”, de origen latino. Además de bonitas por su mera fonética, sugieren por sí mismas su significado. Sosiego: quietud, tranquilidad, descanso, calma, serenidad, placidez, paz… ¡Y qué cantidad de matices pueden introducir los sinónimos! Hay personas que transmiten sosiego y otras que transmiten justamente lo contrario. Cada cual que elija la compañía.

Pero también hay lugares que transmiten sosiego. Es conveniente acercarse a ellos con frecuencia, sentarse a su lado en silencio, mirarlos hasta cansarse y despedirnos con un guiño cómplice. Lugares con sosiego son algunos valles pirenaicos y, en especial, los de Boí y Taüll, salpicados de pequeñas iglesias de un románico sencillo, austero, sosegado y, por eso mismo, bellísimo y sobrecogedor. Pero si os pilla retirado, queridos mirones, abrid bien los ojos, aguzad los sentidos, y encontraréis seguro un sitio así más cerca de vuestra casa. ¡Mucho sosiego!