El apodíctico

Cuando estudiaba bachillerato en el instituto, el profesor titular de Literatura, que era un desastre, estuvo unas semanas de baja. Lo sustituyó un tipo joven y en apariencia –al menos para los alumnos– extraño. Un día nos dijo que una de los peores errores que se podía cometer en literatura era ser apodíctico. Enseguida, claro,…

A propósito del fútbol

Mi padre era un gran aficionado al fútbol, y no solo eso, llegó a jugar en algún equipo (no de la élite). Sus amigos comentaban que era muy bueno técnicamente, pero que le gustaba poco correr. Cuando yo era niño me llevaba los domingos por la mañana al campo de La Mina, donde competía el…