Cerote, el rey del gallinero | Alfredo Gómez Cerdá

Rinocerontes

Tengo la casa llena de rinocerontes. Entiéndase bien, rinocerontes de cerámina, de madera, de peluche, de cristal y hasta de plástico. No es que sea coleccionista de rinocerontes -no soy coleccionista de nada- pero hace tiempo me dio por comprarme estos «animalitos», que siempre me llamaron la atención.